Revisión de la manía delirante; Corrección de un error

Revisión de la manía delirante; Corrección de un error

Revisión de la manía delirante

Después de tratar a una mujer joven con manía delirante, nos vimos obligados a comentar el informe del caso «Confundido y casi desnudo después de pasar juergas» (Casos que Ponen a Prueba Sus Habilidades, Psiquiatría Actual. De julio de 2014, pág. 56-62).

Una joven con trastorno bipolar I y discapacidad intelectual leve fue llevada a nuestra unidad psiquiátrica para pacientes hospitalizados después de que desapareció de su casa. Su familia informó que no cumplía con sus medicamentos, y recientemente mostró un deterioro marcado por comportamientos extraños y violentos durante el mes anterior.

Aunque su presentación fue consistente con episodios maníacos anteriores, los comportamientos adicionales indicaron un aumento en la gravedad. El paciente solo estaba orientado al nombre, se desnudaba, tenía incontinencia urinaria y fecal y mostraba hiperactividad sin propósito, como bailar continuamente en círculos.

Debido a que pensamos que estaba experimentando una exacerbación grave del trastorno bipolar, la paciente comenzó con 4 ensayos antipsicóticos diferentes (típicos y atípicos) y 2 estabilizadores del estado de ánimo, todos los cuales no produjeron una respuesta adecuada. Incluso después del aumento con benzodiacepinas de acción prolongada todas las noches, los síntomas del paciente se mantuvieron sin cambios.

El paciente recibió un diagnóstico de manía delirante, con un mecanismo subyacente de catatonía grave. Una búsqueda en la literatura reveló que la terapia electroconvulsiva (TEC) y las benzodiacepinas eran tratamientos de primera línea, y se desaconsejó el uso de antipsicóticos típicos debido a un mayor riesgo de síndrome neuroléptico maligno y manía delirante maligna.1 Debido a que la TEC no estaba disponible en nuestro centro, iniciamos benzodiacepinas, mientras continuábamos con un antipsicótico atípico y estabilizador del estado de ánimo. La paciente fue dada de alta después de que sus síntomas mejoraran rápidamente.

Estamos de acuerdo en que es prudente descartar cualquier enfermedad médica que pueda causar delirio. Curiosamente, en nuestro paciente, una tomografía computarizada de la cabeza reveló pequeñas calcificaciones sugestivas de cisticercosis, que se han observado en imágenes desde los 13 años. Sugerimos que este hallazgo contribuyó a su desinhibición, prolongó su recuperación y podría explicar por qué no respondió adecuadamente a los medicamentos.

Diagnosticar y tratar la manía delirante en nuestro paciente fue un desafío. Como menciona Davis et al, no hay clasificación de la manía delirante en el DSM-5. Además, no hay estudios a gran escala para educar a los psiquiatras sobre la prevalencia y el tratamiento adecuado de este trastorno.

Nuestro enfoque de tratamiento difiere del de Davis et al en que elegimos benzodiacepinas programadas en lugar de antipsicóticos para atacar la catatonía del paciente. Sin embargo, ambos pacientes mejoraron, lo que nos llevó a cuestionar aún más el mecanismo detrás de esta presentación.

Alentamos la adición de delirious mania a la próxima edición de DSM. Sin clasificación y establecimiento de este diagnóstico, es poco probable que los psiquiatras consideren este síndrome grave y potencialmente mortal. La manía delirante es misteriosa y rara y su funcionamiento interno no está completamente dilucidado.

Sabina Bera, MD MSc

Residente de Psiquiatría PGY-2

Mohammed Molla, MD, DFAPA

Copresidente Interino y Director de Programa

University of California Los Angeles-Kern

Programa de Capacitación en Psiquiatría
Bakersfield, California

Referencia

Corregir un error

En su editorial informativo invitado «Olvídate de los mitos y ayuda a tus pacientes psiquiátricos a dejar de fumar» (Del Editor, Psiquiatría actual. Octubre de 2016, p. 23-25), Dr. Anthenelli comete un error estadístico común, que puede inducir a error a los lectores, a saber, confundir «porcentaje» con «puntos porcentuales».»Reporta una diferencia en las tasas de eventos adversos neuropsiquiátricos graves entre una cohorte no psiquiátrica (2%) y una cohorte psiquiátrica (6%) como «4%» (p. 25), cuando la diferencia porcentual (relativa) es del 300% (es decir, 3 veces). La diferencia absoluta en las tasas es de 4 puntos porcentuales, que puede ser lo que quería reportar.

David A. Gorelick, MD, PhD

Profesor de Psiquiatría
Centro de Investigación Psiquiátrica de Maryland
Universidad de Maryland
Baltimore, Maryland

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.